¿Cómo podemos tomar buenas decisiones?

imagesAlgunas personas invierten mucho tiempo dándole vueltas y más vueltas a las decisiones que son importantes y el resultado de ese comportamiento es que a medida que pase el tiempo la decisión se va convirtiendo en algo mucho más complejo.

Es por eso que es más fácil tomar una decisión de forma rápida que esperar a que la situación o el problema se haga más grande.

Una de las razones por las que las decisiones se comienzan a tornar más complicadas a medida que pasa el tiempo es porque vamos incorporando más información, que aunque algunas veces puede ayudar, en la mayoría de los casos genera cada vez más confusión provocada por un exceso de información contradictoria y una acumulación de emociones.

Cuantas veces  hemos estado en una situación donde nos decimos a nosotros mismos “en algún momento voy tomar la decisión de cambiar de trabajo…” y después de 5 años todavía están en el mismo trabajo donde se siente insatisfecho.

Por lo tanto, si tú sientes que tu trabajo no es el adecuado y no te satisface, mientras más rápido tomes la decisión de cambiar de trabajo, será mejor.

Tomar una decisión no requiere de acciones radicales, es decir, si ahora tomas la decisión de renunciar, no es necesario que mañana coloques la renuncia. Sin embargo, una decisión debe ser acompañada con una acción inmediata posterior, que puede ser hacer una lista de las empresas en las que te gustaría trabajar, preparar tu hoja de vida, etc.

No es mi intención promover un uso indiscriminado de toma de decisiones de manera impulsiva, sino la invitación a tener mucho cuidado con la parálisis por análisis.

Algunas se estarán preguntando qué hace que yo no pueda tomar decisiones de manera más rápida, seguro hay muchas explicaciones, sin embargo, una de las mayores razones para postergar una decisión es el MIEDO, miedo a las consecuencias, miedo a lo que otros dirán o pensaran, miedo a los reclamos que yo mismo me puedo hacer en el futuro. Otra razón, es el COMPROMISO que podría generar una decisión, sobre todo si esa decisión es pública.

La mejor forma para saber cómo tomar decisiones, es revisar tu historia personal y recordar cómo fue el proceso cuando tomaste decisiones que fueron acertadas.

¿Cómo lo hiciste?, ¿cuánto tiempo te tomó?, ¿cuánta información necesitaste?, ¿alguien te ayudó a reflexionar sobre el tema?

Personalmente, una de las razones por las que creo en los procesos de coaching, es que a través de una buena conversación con un coach tú puedes tomar una decisión con un nivel de reflexión bastante adecuado. Por eso, te invito que cuando necesites tomar una decisión busques a una persona que te ayude en tu proceso de reflexión, que tenga la capacidad de mostrarte diferentes perspectivas pero que no te diga qué decisión tomar, la decisión debe ser tuya y solo tuya. Y una vez que la tomes comprométete y toma acción inmediata.

The following two tabs change content below.
Gerente General en Talent Leadership. Administrador de Empresas, con un post-grado en Marketing en el IESA, Coach Certificado, Consultor Gerencial y conferencista internacional. Tiene más de 18 años de experiencia en diferentes países de Latinoamérica en cargos gerenciales en áreas de Ventas, Marketing y Gerencia General, en empresas multinacionales de consumo masivo.

Deje su comentario.